miércoles, 30 de enero de 2013

SONETO XX


Es la belleza el único camino,
-dice Mann en La Muerte en Venecia-,
porque según Platón en Fedro aprecia,
es visible pero es también divino.

Llegar a la verdad es su destino
y, en tiempos en que la mentira arrecia,
no es su busca tarea nada necia
ni caminar por él un desatino.

Por él transito yo cuando a tu lado
comparto la sencilla claridad
de tu vida, reflejo fiel de tu alma,

cuando de su belleza enamorado
descubro estremecido la verdad
en el dulce sosiego de tu calma.

imprimir página

Páginas de Literatura Universal. Thomas Mann: La Muerte en Venecia (1913)


“Porque la Belleza, Fedro, tenlo muy presente, solo la Belleza es a la vez visible y divina, y por ello es también el camino de lo sensible, es, mi pequeño Fedro, el camino del artista hacia el espíritu. Pero ¿crees acaso, querido mío, que algún día pueda obtener la sabiduría y verdadera dignidad humana aquel que se dirija hacia lo espiritual a través de los sentidos? ¿O crees más bien (te dejo la libertad de decidirlo) que es éste un camino peligroso y agradable al mismo tiempo, una autentica vía de pecado y perdición que necesariamente lleva al descarrío? Porque has de saber que nosotros, los poetas, no podemos recorrer el camino hacia la Belleza sin que Eros se nos una y se erija en nuestro guía; sí, por más que a nuestro modo seamos héroes y guerreros virtuosos, en el fondo somos como las mujeres, pues lo que nos enaltece es la pasión, y nuestro deseo será siempre, forzosamente, amor: tal es nuestra satisfacción y nuestro oprobio. ¿Comprendes ahora por qué nosotros, los poetas, no podemos ser sabios ni dignos? ¿Comprendes por qué tenemos que extraviarnos necesariamente, y ser siempre disolutos, aventureros del sentimiento? La maestría de nuestro estilo es mentira e insensatez; nuestra gloria y honorabilidad, una farsa; la confianza de la multitud en nosotros, el colmo del ridículo, y el deseo de educar al pueblo y a la juventud a través del arte, una empresa temeraria que habría que prohibir. Pues ¿cómo podría ser educador alguien que posee una tendencia innata, natural e irreversible hacia el abismo? Quisiéramos negarlo y conquistar la dignidad, pero dondequiera que volvamos la mirada, nos sigue atrayendo. De ahí que renunciemos al conocimiento; pues el conocimiento, Fedro, carece de dignidad y de rigor: sabe, comprende, perdona, no tiene forma ni postura algunas, simpatiza con el abismo, es el abismo. Por eso lo rechazamos, pues, con decisión, y nuestros esfuerzos tendrán en adelante como único objetivo la Belleza, es decir la sencillez, la grandeza, un nuevo rigor, una segunda ingenuidad, y la forma. Pero la forma y la ingenuidad, Fedro, conducen a la embriaguez y al deseo, pueden inducir a un hombre noble a cometer las peores atrocidades en el ámbito sentimental -atrocidades que su propia seriedad, siempre hermosa, condena por infames- llevan, también ellas, al abismo. A nosotros los poetas, digo, nos arrastran hacia él, dado que no podemos enaltecernos, sino solamente entregarnos al vicio. Y ahora, Fedro, he de marcharme. Tú, quédate aquí, y sólo cuando ya no me veas, márchate también”.

(Trad. Juan del Solar) La muerte en Venecia, Thomas Mann.

imprimir página

lunes, 28 de enero de 2013

Poemas de otoño XI


SOMBRA.

Desde tu intimidad
más profunda adviertes el cambiante
fluir del sentimiento,
el incierto latido
de los días, de las gentes, del mundo.

Dudas de todo entonces
y nuevamente inventas el sentido
y el nombre de las cosas;
desde tu soledad
buscas entre la niebla del camino
una salida cierta,
una respuesta a tanto desvarío
y tú eres la respuesta,
y tú eres la pregunta
que vuelve terca a sumirte en la bruma.

Otra vez el paisaje
que contemplan tus ojos es el mismo;
has avanzado apenas
y la única certeza
es la sombra que tienes a tu lado.

Ilumina esa sombra
y tal vez viva en tu interior la luz
que disipe la noche,
que traiga un alba nueva
en que nombres y cosas correspondan.



imprimir página

jueves, 24 de enero de 2013

Páginas de Literatura Universal: Safo de Mitilene (S. VII-VI a. de C.)



φάινεταί μοι κῆνοσ ἴσοσ τηέοισιν
ἔμμεν ὤνερ ὄστισ ἐναντίοσ τοι
ἰζάνει καὶ πλασίον ἀδυ
     φωνεύσασ ὐπακούει

καὶ γαλαίσασ ἰμμερόεν τὸ δὴ ᾽μάν
καρδίαν ἐν στήθεσιν ἐπτόασεν,
ὠσ γὰρ εὔιδον βροχέωσ σε, φώνασ
     οὐδὲν ἔτ᾽ ἔικει,

ἀλλὰ κάμ μὲν γλῳσσα ϝέαγε, λέπτον
δ᾽ αὔτικα χρῷ πῦρ ὐπαδεδρόμακεν,
ὀππάτεσσι δ᾽ οὐδὲν ορημ᾽,
     ἐπιρρόμβεισι δ᾽ ἄκουαι.

ἀ δέ μ᾽ ί᾽δρωσ κακχέεται, τρόμοσ δὲ
παῖσαν ἄγρει χλωροτέρα δὲ ποίασ
ἔμμι, τεθνάκην δ᾽ ὀλιγω ᾽πιδεύϝην
     φαίνομαι [ἄλλα].

πᾶν τόλματον

Me parece que es igual a los dioses
el hombre aquel que frente a ti se sienta,
y a tu lado absorto escucha mientras
dulcemente hablas
y encantadora sonríes. Lo que a mí
el corazón en el pecho me arrebata;
apenas te miro y entonces no puedo
decir ya palabra.
Al punto se me espesa la lengua
y de pronto un sutil fuego me corre
bajo la piel, por mis ojos nada veo,
los oídos me zumban,
me invade un frío sudor y toda entera
me estremezco, más que la hierba pálida
estoy, y apenas distante de la muerte
me siento, infeliz.

Traducción de Carlos García Gual.



imprimir página

Premios Barcarola. XXVIII edición.

Ayer tuvo lugar la entrega de los premios Barcarola en su XXVIII edición. El acto se celebró en el Museo Municipal y estuvo presentado por José Manuel Martínez Cano, codirector de la revista Barcarola.


José Manuel Martínez Cano.


El premio de este año en la modalidad de poesía fue otorgado al poeta Rafael Talavera (1948) por su poemario Miraba las cenizas.  El jurado de poesía ha estado compuesto por Félix Grande -como presidente- Luis Alberto de Cuenca, Javier del Prado Biezma, José Manuel Martínez Cano y Blanca Andreu. El poeta galardonado leyó algunos de sus poemas.

Rafael Talavera, premiado en poesía.

El premio de narrativa se concedió a Rafael Martín Cordero (1984) por su relato La vida entre anillos. Para esta modalidad el jurado estuvo compuesto por José Esteban -como presidente-, Alicia Mariño, Santos Sanz Villanueva, Antonio Beneyto y Juan Bravo Castillo.  

Rafael Martín lee un fragmento de su relato.

Como colofón al acto de entrega de premios, Luis Eduardo Aute (1943) realizó una lectura de "Poemigas", textos breves entre la greguería, el aforismo y el juego de palabras, en los que pone de manifiesto con humor su visión crítica de la vida y de la realidad actual.

Luis Eduardo Aute lee sus "Poemigas"
Finalmente el cantautor y poeta obsequió al público asistente con cuatro de sus canciones más conocidas.

video
Canta Luis Eduardo Aute





imprimir página

lunes, 21 de enero de 2013

Poemas de otoño X

Para Pepe Romero Paquet, mi hermano.


Miras tras el cristal del solitario
estudio
            los álamos del camino
y los jirones grises de la lluvia,
-del color de París esta mañana-.

Piensas en los calmos días que llegan
y en el raro privilegio del tiempo
(Serrat canta en la radio
“t’estim i t’estimaré”)
                                    y sientes paz.

Atrás quedan los años
en que la mismidad se diluía
en las conversaciones con los otros
y en el propio deber de lo correcto.

Pasan mudas las horas
y ante ti mismo sigues
ya sin excusas dulces
que retrasen un proyecto.

Pero también con la clara conciencia
de que no deseas ningún proyecto
más allá del instante
al que cuidas como a un recién nacido.

No.

No harás ningún proyecto,
no darás paso en falso,
compartirás, si quieres,
la soledad a sorbos muy pequeños.

Será tu soledad así radiante
y se explicará en ti solo tu luz.

(“com tú, com tú que no saps estimar”,
-entona  Serrat-, y arrecia la lluvia
del color de París en los cristales)

                                          Diciembre/enero 2013.

imprimir página

domingo, 20 de enero de 2013

Poemas de otoño IX


Amanece cada día a su manera
y cada día, entre la luz tenue
del alba nueva,
                         inútilmente escruto
qué placeres me traerán azuladas
las horas
               o qué inesperadas trampas
me guardará el camino no iniciado.

No es fácil a veces, dejada aparte
la negra rutina,
                         crear el mundo
cada mañana,
                        ni que ayer y hoy
tengan en su color la misma esencia.

Solo el recuerdo incierto permanece
y en el recuerdo solo tú cohesionas,
-y las trasciendes al reloj ajena-,
las jornadas que aún habré de vivir.

No es ayer ni hoy ni mañana contigo,
contigo siempre es siempre
y cuando no entiendo el amanecer
solo sé que tú al menos me amaneces.

                                                 Diciembre/enero 2013.



imprimir página

sábado, 19 de enero de 2013

Rubén Martín: Presentación de El Mirador de Piedra.


Ayer tuvo lugar en Popular Libros la presentación del último poemario de Rubén Martín, El Mirador de Piedra, recientemente galardonado con el Premio de Poesía Hermanos Argensola y publicado en la Colección Visor de Poesía.


La presentación corrió a cargo del también poeta Javier Lorenzo Candel, quien desde su sensibilidad poética y su erudición crítica propuso dos posibles lecturas del nuevo libro de Rubén: aquella que de una sencilla forma nos permite gozar de la poetización del paisaje y otra, más profunda, filosófica, que nos permitiría advertir por parte del poeta la búsqueda, casi presocrática, de los primeros principios en la naturaleza convertida en poema.

Javier Lorenzo Candel y Rubén Martín.


También remarcó Javier la prodigiosa trayectoria de Rubén, que nacido en 1980 y llegado al mundo de la poesía hace tan solo seis años, ya cuenta con tres poemarios publicados y los tres premiados, el segundo de ellos, El Minuto Interior, con el Premio Adonais, posiblemente el más codiciado por los poetas de lengua española.

Último poema de El Mirador de Piedra

Rubén llevó a cabo a continuación una serena lectura de algunos de los poemas incluidos en el libro, devotamente seguida por los asistentes al acto que llenaron las instalaciones de la librería, lo que demuestra al menos dos cosas, la una el interés de esta ciudad por la poesía y la otra el cariño que se le tiene no ya al Rubén poeta sino al Rubén persona que una vez más demuestra con su calidad humana y poética, que "se escribe como se es". ¡Enhorabuena, Rubén!

imprimir página

miércoles, 16 de enero de 2013

Páginas de Literatura Universal: Ilíada.

Ἕκτορ ἀτὰρ σύ μοί ἐσσι πατὴρ καὶ πότνια μήτηρ 
ἠδὲ κασίγνητος, σὺ δέ μοι θαλερὸς παρακοίτης 

¡Desgraciado! Tu valor te perderá. No te apiades del tierno infante ni de mí, infortunada, que pronto seré viuda; pues los aqueos te acometerán todos a una y acabarán contigo. Preferible sería que, al perderte, la tierra me tragara, porque si mueres no habrá consuelo para mí, sino pesares; que ya no tengo padre ni venerable madre. A mi padre matóle el divino Aquileo cuando tomó la populosa ciudad de los cilicios, Tebas, la de altas puertas: dio muerte a Etión, y sin despojarle, por el religioso temor que le entró en el ánimo, quemó el cadáver con las labradas armas y le erigió un túmulo, a cuyo alrededor plantaron álamos las ninfas Oréades, hijas de Zeus, que lleva la égida. Mis siete hermanos, que habitaban en el palacio, descendieron al Hades el mismo día; pues a todos los mató el divino Aquileo, el de los pies ligeros, entre los bueyes de tornátiles patas y las cándidas ovejas. A mi madre, que reinaba al pie del selvoso Placo, trájola aquél con el botín y la puso en libertad por un inmenso rescate; pero Artemis, que se complace en tirar flechas, hirióla en el palacio de mi padre. Héctor, ahora tú eres mi padre, mi venerable madre y mi hermano; tú, mi floreciente esposo. Pues, ea, sé compasivo, quédate en la torre, ¡no hagas a un niño huérfano y a una mujer viuda!

Homero. Ilíada. Canto VI, 407-432
Traducción de Luis Segalá.

imprimir página

lunes, 14 de enero de 2013

Páginas de Literatura Universal: El retrato de Dorian Gray.

Ya en los años setenta, en la Academia Triunfo de Valencia, expliqué Historia de la Literatura Universal, que por aquel entonces estudiaban los alumnos de segundo de Peritaje Mercantil. A lo largo de años de docencia de la asignatura he ido reuniendo páginas que comentaba con mis alumnos y que acabaron constituyendo una especie de antología personal. Comienzo hoy a publicar estas páginas.

OSCAR WILDE. EL RETRATO DE DORIAN GRAY. (Londres. 1890.)

"Porque influir sobre una persona es transmitirle nuestra propia alma. No piensa ya con sus pensamientos naturales ni se consume con sus pasiones naturales. Sus virtudes no son reales para ella. Sus pecados, si es que hay algo semejante a pecados, son prestados. Se convierte en eco de una música ajena, en actor de una obra que no fue escrita para ella. El fin de la vida es el propio desenvolvimiento, realizar la propia naturaleza perfectamente, esto es lo que debemos hacer. Lo malo es que las gentes están asustadas de sí mismas hoy día. Han olvidado el más elevado de todos los deberes: el deber para consigo mismo. Son caritativas, naturalmente. Alimentan al hambriento y visten al pordiosero. Pero dejan morirse de hambre a sus almas, y van desnudas. El valor nos ha abandonado. Quizá no lo tuvimos nunca, en realidad. El terror de la sociedad, que es la base de la moral; el terror de Dios, que es el secreto de la religión... Éstas son las dos cosas que nos gobiernan. Y, sin embargo [...] creo que si un hombre quisiera vivir su vida plena y completamente, si quisiese dar una forma a todo sentimiento suyo, una realidad a todo sueño propio, el mundo ganaría tal empuje de nueva alegría, que olvidaríamos todas las enfermedades medievales para volvernos hacia el ideal griego, a algo más bello y más rico que ese ideal quizá. Pero el más valiente de nosotros está asustado de sí mismo. La mutilación del salvaje tiene su trágica supervivencia en la propia negación que corrompe nuestras vidas. Nos vemos castigados por nuestras negaciones. Cada impulso que intentamos aniquilar germina en la mente y nos envenena. El cuerpo peca primero y se satisface con su pecado, porque la acción es un modo de purificación. No nos queda nunca más que el recuerdo de un placer o la voluptuosidad de una pena. El único medio de desembarazarse de una tentación es ceder a ella. Si la resistimos, nuestras almas crecerán enfermizas, deseando las cosas que se han prohibido a sí mismas, y, además, sentirán deseo por lo que unas leyes monstruosas han hecho monstruoso e ilegal. Se ha dicho que los grandes acontecimientos tienen lugar en el cerebro. Es en el cerebro y solamente en él donde tienen lugar asimismo los grandes pecados del mundo."

RBA Editores, S.A., Barcelona 1995. 
Traducción de Julio Gómez de la Serna. pp. 22-23

imprimir página

viernes, 11 de enero de 2013

Lo que quiero ahora, por Ángeles Caso



Creo que no se puede expresar mejor. Justo esto es lo que yo quiero ahora.

Lo que quiero ahora, por Ángeles Caso

Mi jubilación

Principio: Academia Triunfo de Valencia. Curso 1970-71

Con la última campanada de 2012 me cayó encima la jubilación. Yo era, junto a otros compañeros, de aquellos profesores que no se iban a jubilar nunca. No es que me gustara mi trabajo, es que era mi vida, es que era el elemento vertebrador de mi existencia, es que era a lo que había dedicado lo mejor de mí durante cuarenta y dos años. Pero llegó el curso 2012/2013 y vimos cómo se hacía imposible llevar a cabo nuestra tarea con cierta dignidad con las nuevas condiciones impuestas por nuestros gobernantes que sin embargo alardean de que la calidad de enseñanza no disminuye con los recortes y de que todo funciona con normalidad. Por supuesto que no me estoy refiriendo a las bajadas de sueldo, desde la primera en 2010 con el gobierno Zapatero, ni a la pérdida de la extra de Navidad ni a otras medidas similares o peores (castigo por ponerse enfermo) sino al menosprecio de nuestra profesión, al ninguneo permanente del profesor, al desconocimiento infinito, -si no sería maldad infinita-, de nuestros gobernantes con respecto al tema educativo. Concretamente en mi instituto se mantiene el número de alumnos año tras año, unos 600, pero mientras que hasta este curso eran atendidos por unos 60 profesores, este año lo son por unos 40. ¿Cómo? Muy sencillo: más clases para cada profesor y más alumnos para cada clase. No pasa nada, ¿no puede un profesor dar cinco o seis clases diarias cuando un camarero o un taxista trabajan once o doce horas diarias? Claro que no pasa nada, sobre todo si se tiene en cuenta que el concepto de "clase" ha quedado limitado a tener recogidos, -¿qué más da a 25 que a 35?-, a los alumnos durante la jornada escolar. Lo que ahora se nos pide lo podría hacer mucho mejor, con todos mis respetos, un policía municipal que un licenciado universitario cuya formación resulta a todas luces excesiva para tal tarea. Ya no importa la ciencia, ya no importa el conocimiento, solo que el 100% de la población entre los 12 y los 18 años esté custodiada en unos locales, que llaman institutos de educación secundaria, en los que no es necesario ningún requisito, más allá de la edad, para entrar o permanecer en ellos. Y esto no es nuevo ni se debe a los actuales gobernantes sino que procede de la ya lejana implantación de la E.S.O. y el Bachiller de la L.O.G.S.E frente a a E.G.B. y el B.U.P. y C.O.U. de la L.G.E. Efectivamente, se cambió de manera radical la función de los institutos de enseñanza media, después de bachillerato, que tradicionalmente habían preparado al alumnado para su acceso a la Universidad, por lo que eran necesarios unos requisitos académicos para ingresar y permanecer en ellos, para convertirlos en almacén de todo ciudadano comprendido entre los 12 y los 20 años en algunos casos. Quede claro que creo en la absoluta necesidad de escolarización obligatoria y gratuita de cualquier persona hasta el cumplimiento de su edad laboral. ¿Pero ha de ser el instituto de enseñanza secundaria el único lugar en el que esa escolarización universal y obligatoria se produzca?
Con el sistema L.O.G.S.E., y con el que viene no habrá cambios sustanciales, un chico puede entrar en 1º de E.S.O. con 12 años y suspender todas las asignaturas. No pasa nada, repite y ya tiene 13. Vuelve a suspender todo pero ya no puede repetir por lo que pasará automáticamente a 2º con todo 1º pendiente  y ya tiene 14. Vuelve a suspender todo pero como no se puede repetir más de una vez por ciclo pasará a 3º. Ya tiene 15 años y nada aprobado en los últimos tres. Vuelve a suspender, lógicamente, 3º, repite y ya tiene 16 años. Suspende nuevamente y como no puede volver a repetir pasa a 4º. 17 años, no hace nada, no titula y al año siguiente, con 18, se va al paro con toda esa cualificación. ¿Fracaso escolar o sistema educativo sin pies ni cabeza? ¿Y qué ha pasado entre tanto con los que sí querían estudiar e ir a la Universidad? Pues que han recibido un nivel de enseñanza bajísimo que a su vez repercutirá en el nivel de enseñanza de la Universidad que requiere alumnos dotados de una amplia cultura generalista que será la base de futuras especializaciones. Porque, señores, la enseñanza media debe ser generalista y dotar al alumno de una amplia cultura, tanto científica como humanística, con la que enfrentar con éxito la vida y los estudios universitarios.
Dada la situación, recordamos siempre a Torrente Ballester, catedrático de instituto, que dijo al jubilarse que lo hacía con júbilo porque había llegado un momento en que no sabía qué tenía que enseñar, ni cómo ni a quién. Y eso que se jubiló en pleno apogeo del B.U.P. y el C.O.U.
Cierto es que me voy porque quiero pero ello no impide un enorme sentimiento de tristeza; me voy, sí, pero porque no quiero estar donde ni mi formación ni mi trabajo son apreciados, ni quiero ser cómplice de los que destruyen la educación universal, pública y gratuita, ni quiero dar soporte a unos gobernantes que cuentan con nosotros solo para decir que todo va bien. ¡Claro, todo funcionará mientras haya alumnos y profesores! ¡A pesar de ellos!
Y termino, no hablo por mí sino por mis compañeros, calidad de enseñanza la que daban profesores en plenas facultades, sabios por formación y por experiencia, claramente vocacionales, que no han encontrado otro camino que el de la jubilación anticipada. Gracias, no obstante, compañeros y alumnos de estos 42 años por habérmelos hecho tan felices.

Fin: I.E.S. Julio Rey Pastor de Albacete. Curso 2012-13


imprimir página